Familia de Caguaripano: tras la sombra de un alzamiento

Ser familiar de un militar disidente y perseguido por el régimen no es nada fácil, y la familia del Capitán Juan Guaripano así lo demuestra.

El excapitán de la Guardia Nacional  Juan Caguaripano, inició su vida en la rebelión  en el 2014, cuando decidió no ser el  brazo armado del partido político de Nicolás Maduro. Desde entonces comenzó su clandestinidad y el sufrimiento de su familia.

Allanamientos, acusaciones y acoso, son solo algunos los pesares que les han tocado vivir a los familiares cercanos de este disidente, que dejó a su pequeña hija de meses, y hoy en día ya tiene 4 años.

A pesar de los inconvenientes y frustraciones, los padres, esposa y hermanos de Caguaripano afirman que apoyan su lucha por una Venezuela Libre, y que pase lo que pase se sentirán orgullosos del hombre al cual se encuentran ligados.

Lea el trabajo especial realizado por la periodista Gabriela Morales, para El Nacional a continuación:

A la mamá de Juan Caguaripano, Cecilia Scott, se le hace difícil pensar que su hijo, quien a los 12 años le admitió a ella y su papá que deseaba asistir a la escuela militar, ahora se encuentre bajo arresto en un lugar desconocido y propenso a actos de tortura por defender sus ideales.

“Es importante resaltar que él nunca ha sido débil de carácter”, destaca su padre, también llamado Juan Caguaripano, aunque admite que su primogénito solo puso en duda su convicción por ser militar cuando también notó su deseo por ser clérigo. Caguaripano también estudió unos años en el colegio Don Bosco de Altamira, durante su infancia.

Aunque los padres del ahora detenido fueron profesores del liceo militar de Puerto Píritu, cuentan que siempre dejaron a Caguaripano escoger su destino, hasta la bota militar por encima de la sotana.

El ex capitán Juan Caguaripano, ahora de 44 años de edad, cumple su primer día bajo arresto tras estar en la clandestinidad desde marzo de 2014.

En una entrevista exclusiva con El Nacional Web, la esposa de Caguaripano, Irene Olaso, admite que ella, y su familia, no ven a su esposo desde esa fecha, antes de que publicase un primer video en la plataforma Youtube mostrando su descontento por las acciones militares contra manifestantes.

Perseguidos antes de rebelarse

“Me visitaron y me advirtieron que él debía aparecer”, dice Olaso al recordar lo ocurrido en marzo de 2014, pues en ese momento Caguaripano tenía dos días de retraso en su reintegración militar. A la mujer le pareció extraño que un alto mando militar viniese a su casa a preguntar por el paradero de su esposo. Sin embargo, ya tenía días sin saber de él.

Olaso marca como hito aquella visita del coronel. El 31 de marzo de ese año Caguaripano emitió el primer mensaje diciendo que “no podemos (en referencia a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana) ser el brazo armado de un partido político”.

Al día siguiente, el 1° de abril, la casa donde vivía Irene Olaso con su bebé de apenas meses de nacida fue escenario de un allanamiento. “Llegaron buscándolo, pero no consiguieron nada. Nunca lo hicieron”. En ese momento Olaso solo podía imaginar que la vigilarían desde entonces día y noche.

“Eran vigilancias en camionetas sin placas dentro de mi urbanización. La gente sabía que no eran de allí. Funcionarios vestidos de civiles. Mis vecinos, todos, estábamos nerviosos”, detalla. Agrega que hasta llegó a observar en algún momento que tomaban fotos a su casa.

El papá admite que el también fue víctima de allanamientos en Barcelona, estado Anzoátegui. Los papás de Irene, quienes viven en distintas zonas de Caracas, también fueron allanados poco después de que se anunciase públicamente la búsqueda de Caguaripano.

Irene y su familia política admiten que viven en un estado de ansiedad debido a la persecución de la que han sido víctimas durante los últimos años.

Recuerda un evento traumático cuando trataron de secuestrar a su niña cuando tenía menos de un año.

“Llegaron en una camioneta pickup blanca sin placa, dijeron que eran funcionarios”, recuerda la joven madre. Relata que intentaron llevarse a la niña, pero ella no lo permitió.

“Siempre ha tenido mucho apoyo de los vecinos”, interviene su suegro. Sus vecinos fueron  en su mayoría un gran soporte para Olaso durante los primeros meses desde la clandestinidad de Caguaripano en 2014.

Después de un tiempo, las cosas parecieron calmarse. Pero ella no volvió a saber de su marido. Eventualmente recibía llamadas de amigos que le advertían que autoridades la vigilaban periódicamente

Sufriendo la clandestinidad ajena

Ser familiares de un militar perseguido por la fuerzas de seguridad nacional también han resquebrajado la salud física y mental de los Caguaripano.

Juan Caguaripano padre admite que desarrolló un cuadro hipertensivo a partir de los asedios de autoridades. “Tengo que andar con un pastillero, que además no se consiguen”, reprocha. Explica que tampoco logra dormir bien en las noches, siempre despertando a las tres o cuatro de la mañana, debido a la ansiedad que le causa pensar que podrían allanarlos nuevamente.

Otras víctimas son los hermanos menores de Caguaripano. Carlos, de apenas 18 años recién cumplidos, teme salir con sus amigos o llevar actividades normales.

El segundo hermano, de 23 años, es un joven de necesidades especiales. Sus padres decidieron no revelar su nombre. El discapacitado se encuentra postrado en una cama y debe ser atendido en sus necesidades más básicas.

Sin embargo, los allanamientos y la presión de que puedan secuestrarlo a él o a sus parientes para presionar al ex capitán ha provocado que deba ser trasladado frecuentemente a distintos lugares para asegurar su bienestar.

Por último, pero no menos importante, es la ansiedad que ha sufrido su esposa quien, como ya se explicó antes, no supo nada de su esposo por más de tres años y medio. Expresa que la sensación es similar a la de enviudar.

“Nunca pudimos tener una última conversación. No fue ni que dijéramos que nos teníamos que separar porque no iba a funcionar. Él simplemente desapareció”.

Sin embargo, admite que nunca renunció a su esposo, pues siente que las acciones de su marido siempre han sido con la mejor de las intenciones.

Casi cuatro años después: Paramacay

“Mi esposo siempre ha defendido sus valores, sus ideales”, afirma la mujer con convicción. El pasado domingo 5 de agosto, luego de casi cuatro años sin saber de su esposo, Olaso volvió a ver el rostro de Juan.

Admite que le sorprendieron las noticias cuando se reportó de un supuesto alzamiento en la base militar de Paramacay, estado Carabobo.

“Me desperté temprano porque mi niña es pequeña”, relata. “Reviso el teléfono y no han pasado ni cinco minutos cuando vi el video de mi esposo”.

Ella y los padres del joven explican que sintieron un gran alivio por saber que su hijo se encontraba vivo, luego de tanto tiempo sin saber de él, pero también admiten que un agudo miedo resurgió por la vida de él y las suyas propias se encuentran a flote.

“Quiero que quede claro que, como núcleo familiar, rechazamos y responsabilizamos al gobierno de lo que le pueda pasar a nuestro hijo”, aseveró Juan Caguaripano padre.

Por las fotos que desde ayer rondan en redes sociales del ex capitán Caguaripano y el primer teniente Jefferson García Dos Ramos, Irene Olaso asegura que ya su marido sufre de tortura, pues cree que ha sido expuesto a gases lacrimógenos.

Recuerda que en 2014, en el seguimiento de los alzamientos militares que surgieron, se denunciaron severas torturas a los compañeros detenidos del militar, quienes habrían sido electrocutados en áreas genitales y otras clases de agresiones.

A pesar de ello, tiene la convicción de que el espíritu de su esposo no será quebrantado. “Mi esposo sueña con una Venezuela libre y estoy segura de que pronto lo será”.

http://elvenezolanonews.com/familia-de-caguaripano-tras-la-sombra-de-un-alzamiento/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s