(PANAMÁ) MALAS EXPERIENCIAS EN THE OXFORD SCHOOL

Las experiencias de unos de tantos padres de alumnos de The Oxford School son reveladoras. Desde preescolar y durante toda la primaria aseguran que les tocó competir con otros padres en cantidad, calidad y costo de obsequios para lograr armonizar con algunas docentes, que se convertían prácticamente en familia de los padres, puesto que éstos satisfacían sus necesidades económicas y las invitaban de juerga. En sus relatos exponen que siempre había preferencia en el cuadro de honor por los estudiantes panameños y blancos, mientras que las posibilidades de reconocimiento para los extranjeros o afrodescendientes no parecían ser iguales. Está en sus memorias el caso de la hija de un colombiano, gerente general de una empresa de telefonía móvil digital, quien al comenzar el año, ofrecía regalar los últimos modelos de teléfonos inteligentes, por los que algunos panameños sienten gran debilidad. Los obsequios eran sinónimos de popularidad y preferencia por determinados estudiantes. Estaban en desacuerdo en que los viernes las madres de algunos alumnos, tal y como ocurría con la propietaria de una taberna, llevasen ropa provocativa y que resaltaba sus atributos, para conversar con docentes varones sobre el rendimiento de sus hijos e hijas. Otro asunto que recuerdan es que el personal encargado de imprimir los exámenes solía mostrar ropa, accesorios, carros, teléfonos, prendas y realizar caros viajes, que sus sueldos difícilmente les permitirían. En diciembre lucían por redes sociales lujo y suntuosidad en sus casas, que otros trabajadores con iguales sueldos no tenían. Un ejemplo que también acotan es el de un joven que vendía ceviches para poder “redondear” sus ingresos y gracias a su puesto administrativo, compró camioneta nueva, apartamento, vestimenta de marca y hacía viajes al exterior. Las madres acostumbraban a comentar a viva voz acerca de los lujos y el vehículo último modelo que llevaba el “Encargado de Servicios Generales”, quien en una ocasión fue motivo de una investigación interna que estuvo a punto de provocar su despido. Aseguran que sin embargo sorteó el escollo, que se saldó en un acuerdo, debido a que manejaba información delicada. Confiesan haber sabido de casos donde maestras enviaban por Internet las evaluaciones a los correos de las madres de sus alumnos, para ser resueltas y estudiadas en casa. En definitiva el ambiente que delinean no es el más idóneo para la formación de hombres y mujeres íntegros y de bien, claro que con excepciones entre alumnos y docentes.

http://www.noticiascandela.informe25.com/2017/07/notas-del-dia-03072017.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: