Este es el último deseo del Señor de los Papagayos

La gente le pide fotos, la bendición y le ofrecen dinero porque “el trabajo que está haciendo vale oro”. Rafael Araujo, mejor conocido como “El Señor de los Papagayos”, cuenta a El Estímulo qué desea que suceda con su trabajo al retirarse.

Todos los opositores venezolanos lo conocen, pero él solo quiere ser reconocido por sus mensajes. En cada protesta realizada en Caracas está Rafael Araujo, un señor de 63 años que con papagayos confeccionados por él, transmite el mensaje más importante del día de protesta.

“Comencé a hacer papagayos cuando Chávez traicionó su palabra, así que empecé a combatirlo a través del arte con mis papagayos”.

Rafael vive en un apartamento con sus hermanas y su madre. Tiene una vida normal, sencilla. Al entrar a su hogar, puedes notar muchos cuadros pintados por él, sin marcos. El comedor, además de cumplir su función, también le sirve de estudio. Ahí realiza sus cometas, hechas con palos de madera muy livianos y que recicla desde que comenzó con este oficio.

Pese a estar desempleado, Rafael dedica sus días desde hace diez años a la realización de estos papagayos, que logra reproducir gracias a la ayuda económica de las personas y “una platica que he estado ahorrando desde hace un tiempo”, cuenta Araujo.

“Mi primer papagayo lo hice para una concentración que había en la avenida Libertador, era amarillo y decía libertad. Todo comenzó con ese papagayo, buscando la libertad que estaba peligrando desde ese momento”. Para Araujo, su obra representa la libertad, aquella que tienen los niños como cuando juegan con el viento, “ellos elevan su niñez al jugar con el aire, entre las nubes”.

Así como muchos venezolanos, desde niño aprendió a jugar con el papagayo, con el trompo y las metras. Se considera un artista, “yo pienso que toda persona quiere ser artista, desde pequeño todo el mundo quiere destacar en el arte”.

El arte como valor

Araujo estudió en la Cristóbal Rojas, pero no terminó su carrera de arte porque dice que cuando se retiró el profesor, él también se fue. En el pasado, se rebuscaba con trabajos como pintor de brocha gorda, pero ahora el cuerpo solo le da para una cosa, hacer papagayos para las protestas venezolanas.

“Desde el principio mis mensajes fueron contra el gobierno, porque cometía y sigue cometiendo metidas de pata. Yo siempre trato de ir a las protestas con la noticia y hago una frase en relación con lo que está sucediendo en el momento que sea relevante para las personas y el país”.

Cuida mucho la estética, porque le parece que lo más importante es que sus frases sean cómodas de leer y para que el mensaje llegue a más personas. Cuando le preguntamos por qué no se decidió por escribir sobre carteles, nos dijo que “el papagayo puede elevarse en las alturas y es llamativo y original”.

Aunque ahora es respetado y admirado por mucha gente, El Señor de los Papagayos cuenta que al principio no tuvo mucha suerte con su audiencia porque lo tildaban de loco y raro, “como decía Gandhi, cuando una persona hace algo distinto primero lo atacan, luego se burlan y al final lo respetan. Porque yo insistí en seguir haciendo lo que creía que debía hacer”.

Su familia es de Los Andes y él nació en Mérida, pero creció en Caracas, donde estudió y se formó. Rafael no tiene hijos, vive con su madre de 95 años y es divorciado, pero mantiene contacto con su exesposa, a la que considera su amiga y por tanto visita cada vez que puede, “cuando me separé de mi esposa volví a pintar cuadros, pero no para vender, sino para el arte mismo. Pero ahora me conocen por los papagayos, no por los cuadros”.

El papagayo como recurso histórico de la protesta 

En el futuro, cuenta que fantasea con que sus creaciones sean un registro de lo que sucedió en Venezuela. “Una huella del daño que hizo el chavismo”, una huella que quisiera que se mantuviera durante el tiempo para que nunca se olvide, “porque todavía yo escucho gente que dice que Pérez Jiménez fue una maravilla”.

También cuenta que le gustaría realizar una exposición con fotos de él y sus papagayos día por día, que contengan una reseña histórica general pero con la facilidad de recibir a través de una especie de “buzón”, las reseñas personales de lo que la gente recuerda que le pasó ese día, “me gustaría que las personas tuvieran el espacio para interactuar y coloque su experiencia del momento, de lo que sucedió ese día y lo que ellos vivieron en ese momento, para ir alimentando la historia y luego realizar un libro”.

_MG_3842

Rafael es un hombre que demuestra serenidad, pero una vez que empieza a hablar de sus creaciones, una energía pujante comienza a hablar por él y aunque ha hecho muchos amigos y es muy querido por la gente que asiste a las protestas, también ha sido víctima de las represiones por parte de la Guardia Nacional Bolivariana y ha sido agredido por grupos del oficialismo.

“Claro que me han amenazado, los guardias me dicen que me van a detener o que me van a agredir pero yo no les respondo. También me han roto papagayos, una vez en San Bernardino y otra vez en El Centro, por grupos del chavismo”.

_MG_3828

Por eso Rafael empieza y termina su recorrido por los municipios con alcaldes de oposición, ya que se siente más seguro y cree que la policía puede ser imparcial. En cambio, cuando se traslada a municipios conocidos por ser de oficialismo, siempre busca ir con gente para sentirse protegido.

Dice que el papagayo está pensado para perdurar en el tiempo como un método para concientizar, ya que en estos puede plasmar ideas y mensajes sobre tópicos comunes como la contaminación, los valores y el ser humano, porque “el ser humano siempre puede decaer, siempre hay momentos con más paz y otros donde la guerra reina”.

Más allá de su arte, ¿qué quisiera que sucediera en Venezuela? Así responde: “Yo solo espero que la sociedad civil en conjunto busque la solución y se logre un fin positivo. Por mi parte, mientras haya salud, voy a seguir asistiendo a todas las marchas, esa es mi acción para que quede registro de todo lo que pasa y de que no me quedé en mi casa”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: