El Mega Guiso del Petro-General y Represor del Pueblo

Nosotros desde Guisos Rojos les revelamos a continuación el mega esquema de corrupción que se macolló el general Antonio José Benavides Torres, quien además es uno de los principales represores del pueblo, que recientemente manifestó su orgullo ante las nefastas actuaciones de la Guardia Nacional, catalogándolas como democráticas. De esta forma, ya entendemos la insistencia del general Benavides en reprimir las protestas pacíficas, los guiseros harían y hacen cualquier cosa con tal de mantener su riqueza mal habida, incluso matarnos.
El 2 de mayo de 2016, el Ministerio para la Defensa designó la Junta Directiva para la recién creada Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG), a través de la cual dos personajes corruptos, ambos con el rango de Mayor General, recibieron todo el poder para la conformación de una entidad con facultades que los colocan por encima de PDVSA en materia petrolera. ¿Quiénes son? El ahora presidente de CAMIMPEG, Mayor General Alexánder Cornelio Hernández Quintana y, nuestro personaje estrella, el director principal, Mayor General Antonio José Benavides Torres. En julio de 2015, el General Hernández Quintana fue nombrado viceministro de Planificación del Ministerio de la Defensa y, según reportajes, en el 2012 se le introdujo una acción de amparo en su contra por presuntamente avalar el desalojo forzoso de ciertos oficiales de la FAN de unas viviendas asignadas por la institución militar. Por su parte, de acuerdo a los medios, el General Benavides Torres es uno de los funcionarios sancionados por el gobierno de los Estados Unidos desde marzo del año 2015. Además, es señalado como uno de los principales represores de las protestas de 2014 y de estar involucrado en la Masacre de Tumeremo. Y ahora en el 2017, no pretende deshonrar su mala fama de verdugo, al continuar acribillando a miles de venezolanos que solo buscan una vida mejor, pero que él sabe que eso significaría el fin de su lujosa vida.
Como resultado de sus fechorías, los generales Hernández Quintana y Benavides Torres, por su puesto, se encuentran beneficiándose de un enorme guiso gracias a la alianza de CAMIMPEG con una compañía de también sospechosa procedencia, llamada Southern Procurement Services Ltd.– que se encuentra ubicada en el edificio Banaven, mejor conocido como el “Cubo Negro” en Caracas—. La empresa es propiedad de unos socios venezolanos registrada en el Reino Unido desde hace apenas seis años y, además se le conoce muy poco en el mundo petrolero. Sin embargo, CAMIMPEG suscribió ambiciosos contratos con la empresa para activar 1.500 pozos cerrados en el Lago de Maracaibo y en la Faja Petrolífera del Orinoco, dos de los lugares con mayor cantidad de crudo para explotar y procesar en el mundo.
Southern Procurement Ltd. no solo posee una propiedad en el Reino Unido, sino que al lograr consolidar el convenio con CAMIMPEG, mudó el domicilio mercantil de Caracas a Londres, con un cambio de nombre de CAMIMPEG a “CAMIMPEG Southern Procurement Services” (CAMIMPEG SPS), y ahora todas sus relaciones se rigen por Derecho del Reino Unido, y no más por el Derecho venezolano vigente. Además, aunque Southern Procurement se registró en el 2011 en Reino Unido, desde el 2014 también se han observado registros de SPS en los considerados paraísos fiscales, islas Marshall y Belice… ¡los lugares favoritos para esconder dinero robado a través de los sabrosos guisos!
Southern Procurement, las operaciones conjuntas se basan en un contrato de servicio para elevar las actividades de mantenimiento, suministro y automatización de producción petrolera venezolana – que como todos sabemos han caído de manera estrepitosa gracias al mal manejo, falta de inversión y corrupción masiva. Pero ¿de verdad puede sustituir las operaciones de empresas de muy buena reputación como Halliburton y Schlumberger, que antes mantuvieron una presencia importante en Venezuela y en las mismas áreas en donde ahora quiere trabajar COMIMPEG SPS? Por ejemplo, en el 2016 Schlumberger redujo al mínimo sus operaciones en el país, debido a la importante deuda que mantiene PDVSA en el pago de sus servicios. ¿Es que acaso SPS puede llenar el vacío que dejaron firmas internacionales de primer nivel? Las cuales fueron fundadas hace décadas y cuentan con cientos de miles de empleados. De hecho, ya en Estados Unidos causa preocupación esta extraña alianza, por lo que se habla de investigaciones en torno a la relación CAMIMPEG-SPS.
Pero sin ahondar mucho, nosotros estamos claros que esta alianza existe es para compartirse los reales robados a los venezolanos. Y como cada guiso en este país, siempre hay un testaferro que se enriquece a través de la corrupción de sus jefes. En este caso el testaferro de los generales es el CEO de Southern Procurement: Manuel Chinchilla. ¿Cómo logró esto el señor Manuel Chinchilla? Chinchilla es abogado egresado de la Universidad Santa María. En su perfil de LinkedIn, describe que es experto en petróleo y empresario. Además, también indica que es el dueño de INVERSIONES 1098, S.A., empresa que se ocupa de contratos de construcción.
Pero más importante aún es que tengamos claros por qué es que los funcionarios de la Guardia Nacional y de las Fuerzas Armadas, como el general Antonio José Benavides Torres, se empeñan tanto en reprimir, atacar y matar al pueblo venezolano. Esta gente hace cualquier cosa con tal de cuidar y mantener sus intereses. Es mentira que primero está la patria y el pueblo, primero están sus Guisos Rojos y su buena vida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: