INFORME PDVSA MAYO 2017 LA CRISIS OCULTA

PDVSA, la empresa estatal petrolera de Venezuela presenta un preocupante, paulatino y creciente deterioro en todas sus operaciones. Una prueba de esta afirmación es su producción, que cayo de tres millones de barriles diarios (3.000.000 BPD) en 2015 a un millón ochocientos cincuenta mil barriles por día (1.850.000 BPD) en 2017. Igualmente su otro producto (Gas Natural) proveniente en un 80% de la explotación petrolera y que sale junto al petróleo durante su proceso de extracción, no ha podido superar sus niveles de producción en los últimos 20 años. El gas en Venezuela, al ser separado del petróleo es usado única y exclusivamente para suplir al mercado interno (territorio venezolano) y en la actualidad su producción alcanza los 7400 millones de pies cúbicos por día, de los cuales 2500 millones son dirigidos a los diversos sectores productivos en Venezuela, incluyendo la generación eléctrica, mientras que el resto es usado en la industria petrolera; de estos, más de 2500 millones de pies cúbicos son quemados y venteados a la atmósferas sin ser aprovechados en lo absoluto y sin generar valor agregado al país, mientras que desde el 2005 Venezuela consumió más de cuatro billones de pies cúbicos de las reservas compradas (importadas) a las empresas Ecopetrol y Chevron en territorio colombiano por un costo superior a los dos mil (2000) millones de dólares. El gas arrojado desde el año 2007 aumentó de 60 millones de pies cúbicos a mas de 2500 millones en la actualidad. Se ha desperdiciado y enviado como emisiones a la atmósfera y representan una producción equivalente en petróleo superior a los 180.000 barriles por día, lo cual equivale a mas de 10 grandes plantas petroquímicas a su máxima capacidad de producción de magnitudes similares al Tablazo en el estado Zulia o a la Petroquímica de Morón en el estado Carabobo o dicho de otra forma, representa la energía eléctrica de 10 grandes ciudades como Caracas, en términos económicos para el país, representa mas de tres mil seiscientos (3600) millones de dólares anuales quemados y desaprovechados. Tal situación, es una de entre otras razones, por las que ha resultado infructuoso elevar la producción de las empresas básicas de Guayana, al sur de Venezuela, cuya misión es explotar hierro y bauxita para generar materias primas básicas para el mercado interno y de exportación, traduciéndose en desarrollo y divisas para Venezuela. Estos territorios fueron bendecidos ademas con enormes reservas de oro, diamante, coltán, cuarzo, granito, mármol, y muchos otros minerales que se encuentran dentro del ARCO MINERO DEL ORINOCO. Sin embargo, hoy día, la producción de oro y diamante registro una caída desde el 2007 de 4000 kilos de oro anuales a solo 50 kilos anuales pero no por haber caído esta por falta de técnicas u agotamiento de reservas sino porque no se registra, ya que la producción fue transferida de manera criminal a grupos armados, anárquicos y mafiosos que gobiernan la zona selvática y las áreas de influencia de estos apreciados minerales. La falta de Gas, como suelen denominarlo los petroleros que sienten un gran impacto por haber dejado de inyectar gas a sus yacimientos desde 1980 en las cuencas del lago de Maracaibo y desde el 2009 deficientemente en la cuenca oriental al norte del estado Monagas, que tiene consecuencias incalculables para la industria petroleras, también ha perjudicado a la industria petroquímica la cual a recurrido desde hace mas de 20 años a la importación de gas para cubrir apenas el 40% de la materia prima del plástico. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s