El prontuario de Pedro León, el “zar” de la Faja del Orinoco

La tarde del pasado 4 de febrero trascendió que comisiones de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Anzoátegui y del Comando de Zona Especial número 81 llamaron a declarar a dos funcionarios de primera línea de la Faja Petrolífera del Orinoco por un caso relacionado con presuntos actos de corrupción.
La información daba cuenta de que los interpelados fueron Lorenzo Aguilera, director adjunto de producción de la Faja Petrolífera del Orinoco y Edner Meléndez, gerente de Planta Gas, aunque se conoció que los cuerpos de seguridad en realidad buscaban a Erwin Hernández, gerente de la División Ayacucho, y no a Meléndez.
Pero según las informaciones que se manejan extraoficialmente, la búsqueda apunta al director ejecutivo de la Faja Petrolífera del Orinoco, Pedro José León Rodríguez, hombre de amplia trayectoria en la industria petrolera y sobre quien recaería un extenso expediente de acusaciones y responsabilidades por irregularidades detectadas en la industria más importante del país.
Algunos de estos señalamientos apuntan a su gestión como director ejecutivo de la Faja Petrolífera del Orinoco. Este geólogo de 57 años ha paseado por diversos cargos de alto perfil en Pdvsa, principalmente en el cinturón de reservas petrolíferas más importante del mundo.
Ya durante el convulso año 2003, con Alí Rodríguez Araque como presidente de la estatal venezolana, León se desempeñaba como gerente de Nuevos Negocios de la Faja del Orinoco. En 2010 fue director ejecutivo de Producción del Mejorador “G/D José Antonio Anzoátegui” (conocida como Petrozuata hasta que fue nacionalizada en 2007) y directivo de la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP) brazo ejecutor de Pdvsa y órgano encargado de administrar los negocios con terceras empresas, para posteriormente asumir la dirección ejecutiva de la Faja Petrolífera del Orinoco.
Un informe emitido en julio de 2015, al que tuvo acceso el periodista Alek Boyd, que fue dirigido por el entonces vicepresidente ejecutivo, Jorge Arreaza, al ministro de Petróleo y Minería Asdrúbal Chávez, reveló el dramático cuadro en el que se encontraba la Faja Petrolífera del Orinoco conocida ahora como “Hugo Chávez Frías”. El documento fue elaborado por una comisión de “Inspectores Socialistas” adscrita a la Presidencia de la República.
Todos los cuadros gerenciales responsables de las operaciones en la Faja y según el organigrama presentado en el informe apuntan a dos nombres: Pedro León como director ejecutivo de producción de la Faja y Rubén Rivera como director ejecutivo de Nuevos Desarrollos de la Faja.
El expediente señala directamente a Pedro León como responsable de decisiones que resultaron en graves irregularidades. “No descarto que este informe sea el motivo principal por el cual el Gobierno lo quiere tras las rejas”, le contó un ex directivo de Pdvsa a Caraota Digital.
El informe se pasea por casos tan sonados como los 1400 contenedores de comida propiedad de Bariven “que se encontraron abiertos y llenos de leche en polvo vencida en recipientes con el sello de Pdval provenientes de China”, hasta el hallazgo de sellos con el membrete de Pdvsa en posesión del capitán del buque Río Caroní “que avala y certifica los volúmenes de despacho que fueron embarcados en el buque, dejando por sentado en acta la ausencia del inspector asignado por Pdvsa”. Casos como el de los contenedores con comida abandonados en las instalaciones de la Faja han salido a la luz principalmente entre 2008 y 2010, período cuya gestión estuvo a manos de José Manuel González, por lo que la Fiscalía abrió una investigación.
Fuentes cercanas al caso afirman que presuntamente González mantiene fuertes vínculos con Pedro León y además realizó negocios con los hoy confesos de corrupción y sobornos en EEUU responsables del desfalco por más de 1000 millones de dólares a Pdvsa, Roberto Rincón y Abraham Shiera.
 
El prontuario de Pedro León
Contratos a dedo. Los inspectores denuncian “el retraso del 100% de los procesos de contratación de ingeniería, procura y construcción de los proyectos contemplados en el Plan de la Patria, gran cantidad de procesos declarados desiertos y recurrente práctica de contrataciones directas de obras a través de órdenes de servicios” violatorio de la Ley de Contrataciones Públicas. Además se citan irregularidades en los períodos de ejecución de los contratos y en los ajustes de precios de materiales y equipos.
El gran guiso con la empresa Cuferca. Conocida por estas siglas a la empresa “Servicios Logísticos Petroleros Orinoco S.A” sociedad mixta entre Pdvsa y la Constructora Urbano Fermín, C.A, se convirtió entre 2011 y 2013 en la gran favorecida para el otorgamiento de jugosos contratos y órdenes de servicios “evadiendo los procedimientos de la Ley de Contrataciones Públicas y normativas de Pdvsa”. Trabajadores consultados por la comisión denunciaron además que Cuferca tiene fuertes vínculos con el Alcalde de Guanta, Jonathan Marín.
Los inspectores denunciaron que el presidente de esta firma se negó a entregarles los documentos exigidos “sin una autorización del director ejecutivo Pedro León”. Más adelante se narra cómo León habría contratado otra empresa llamada Energy Coal pero argumentó que por esta no tener experiencia en el área petrolera decidió contratar nuevamente a la empresa Cuferca “para realizar los trabajos de restauración y acarreo del coque y azufre que alcanzó una acumulación de más de 10 millones de toneladas métricas”.
En el Registro Nacional de Contratistas (RNC), trámite que debe suscribir cualquier empresa que desee contratar con el Estado venezolano, aparece la empresa Energy Coal de Venezuela, C.A cuya propietaria es la empresa extranjera Energy Coal STP. Caraota Digital la ubicó en Italia y refiere al genovés Augusto Ascheri como su propietario.
Pero hay más. Energy Coal fue contratada entre otros por la dirección ejecutiva de la Faja para construir 37 edificios de 40 viviendas cada uno a cambio de la entrega de coque, además del pago de 126 millones de dólares, presupuesto que no incluyó el suministro de material, equipo y mano de obra. Energy Coal, sin experiencia para ejecutar el proyecto subcontrató a su vez a Sarleaf Limited Company y esta a su vez a la venezolana Inversiones Alfamaq, C.A. Aun cuando se canceló el 50% del contrato, ninguna de las tres empresas ejecutó la obra.
La empresa Sarleaf Limited tiene un historial muy turbio que involucra dineros corruptos vinculados con el caso Lázaro Báez, testaferro de Cristina y Néstor Kirschner, ambos expresidentes de Argentina. Además, esta empresa está relacionada con otro escándalo de dineros mal habidos por parte del Partido Popular de España.
Por último está Inversiones Alfamaq C.A, empresa venezolana y última en este entramado de subcontrataciones que se generó tras las decisiones tomadas por Pedro León. Esta reparte su capital accionario entre miembros de una familia de apellido Ceballos. Allí está Alejandro Ceballos, conocido por ser parte de los negocios de Alejandro Betancourt uno de los llamados “bolichicos” pertenecientes a la empresa Derwick Associates, la cual estafó a la nación al menos 600 millones de dólares tras vender chatarra en el marco de la emergencia económica decretada por el fallecido presidente Hugo Chávez, según recoge el informe 2016 de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional.
Pérdidas por deficiencias de mantenimiento, bajo rendimiento de empresas contratadas y falta de entrega de procura de Bariven. Alude el informe que al menos seis áreas de la Faja han sido afectadas, entre ellos, la construcción de las residencias de los trabajadores, proyectos de incremento de almacenamiento y embarque en el Terminal de Jose, ubicado en Anzoátegui y la adecuación de la estación principal de Petrocedeño.
Paradas de plantas con pérdidas millonarias y retrasos de ejecución de contratos del convenio Cuba-Venezuela. En apenas un año y tomando en cuenta solo tres de las irregularidades que se mencionan en el expediente, Pdvsa tuvo pérdidas por más de 1200 millones de dólares. La parada mayor de la planta de Petrocedeño planificada para realizarse en octubre de 2014 por espacio de 23 días sufrió retrasos “generando un gasto adicional de 598 millones de dólares”. Durante ese año fueron 33681 horas de estadía de los buques para cargar lo cual generó pérdidas por más de 120 millones de dólares, mientras que los retrasos en las operaciones de mantenimiento enmarcados en el convenio Cuba-Venezuela valorados en más de 500 millones de dólares no han sido ejecutados.
Empresa de taladros china-venezolana brilla por su ausencia. La construcción de la Base Petroindustrial Socialista (BPI) Palital que contemplaba una inversión inicial de 500 millones de dólares se encuentra paralizada, la misma que se encargaría de la construcción de taladros “por lo que Pdvsa continúa comprando taladros en el exterior y contratando servicios de empresas transnacionales para reparación y mantenimiento.
Con relación a este tema el director regional de la Fundación Socialista de Integración del Sur (Fundisur) Giovani Urbaneja, denunció en septiembre de 2014 una serie de irregularidades cometidas por los que llamó el “cartel del zar” y solicitó un “sacudón judicial” al entonces fallecido presidente Hugo Chávez.
“A través de Petromonagas en 2010 compraron 5 taladros a la empresa Full Circle Enterprises (FCE), ubicada en Houston. Esta empresa facturó 5 taladros en 28 millones de dólares y Pdvsa terminó pagando 98 millones de dólares por traer estos cinco equipos chatarra. Hubo un sobreprecio, la empresa fue intervenida en EEUU, porque era una empresa quebrada y utilizaron eso para legitimar capital y lavado de dólares, en donde estaban implicados el gerente Pedro León, Edgar Reina, Nelson Jara, quienes participaban a través de Petropiar y Petrocedeño”, dijo Urbaneja.
Caraota Digital investigó esta empresa. En los archivos de casos que se ventilan en las cortes federales de EEUU existen al menos seis casos contra Full Circle Enterprises. Uno de los archivos es la petición voluntaria de bancarrota por parte del representante principal de la sociedad Don Branham cuyas cuentas fueron investigadas en la nación estadounidense. Caraota Digital dirigió una comunicación a esta empresa para conocer su posición pero no hubo respuesta al momento de la publicación de esta nota.
Urbaneja también denunció que a “León se le nombra en el folio 66, expediente BP11P2012002627, del caso de Darwin Rodríguez Casanova e Ysrael Robinson Pérez Sánchez, por presuntamente estar involucrados en el robo de material estratégico de Pdvsa.
El expediente refiere que León habría entregado este material a los acusados sin cumplir con los procedimientos regulares.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: