Nuevo Dicom… Más de lo mismo

Con más de un mes de retraso, el Ejecutivo vuelve a anunciar la puesta en marcha de un nuevo esquema cambiario, denominado “nuevo Dicom”, como su nombre lo indica es ofrecido como un esquema que busca “perfeccionar” el régimen actual de Simadi/Dicom vigente desde febrero 2015.

Es importante recordar que el año pasado, bajo la vicepresidencia de Economía de Miguel Pérez Abad se ofreció un cambio del esquema Simadi a Dicom que nunca se concretó en la práctica.

Antes de hablar del nuevo ensayo del Ejecutivo, conviene precisar algunos elementos: en 2016, el esquema Simadi/Dicom ofertó US$ 2.123 millones al sector privado, representando 11,8% de las importaciones totales. El tipo de cambio se incrementó 237,7% (mientras la tasa paralela subió 279,8% en el mismo período).

Para el período enero-abril 2017, bajo el esquema Simadi/Dicom se ofertaron US$ 263,5 millones, y el tipo de cambio se incrementó 7,8%, mientras la tasa de cambio no oficial escaló 83,3%.

Otro dato relevante, cuando el Simadi arrancó la brecha entre la tasa de cambio oficial y la paralela era de 12,2%, cuando se anunció el cambio de Simadi a Dicom, dicha brecha estaba en 437,3% y actualmente se ubica en 698,9%. Un signo claro del fracaso del esquema.

Este nuevo anuncio, estamos hablando del quinto sistema cambiario que anuncia el gobierno de Maduro y el séptimo del chavismo, se produce en medio de tres elementos que son clave mencionar:

  1. Una aguda crisis político-institucional, que lejos de resolverse se agrava cada día, con un elevado nivel de incertidumbre sobre el desenlace. Consecuencia de ello, tenemos un gobierno con muy baja credibilidad, un punto fundamental para el éxito de cualquier medida de política económica, especialmente cambiaria.

  2. Contracción de los ingresos en divisas, producto de una precaria situación en el sector petrolero y la incapacidad de obtener recursos líquidos en divisas. Este tema es clave pues la capacidad del Ejecutivo para ofrecer divisas en el nuevo esquema cambiario es limitada.

  3. Una escalada en el tipo de cambio no paralelo, que hace que la brecha entre las tasas oficiales y la negra sea un importante factor de distorsión en la economía, especialmente en el sistema de precios.

Por otra parte, mantengo el escepticismo respecto al éxito del nuevo Dicom por varias razones, aquí comentaré las más importantes:

• El Ejecutivo, aunque ha vendido el esquema como un régimen de subastas, es claro que hay resistencia a reconocer la interacción entre oferta y demanda en el mercado cambiario, que permita un tipo de cambio competitivo que logre el éxito del sistema, entendido éste como la reducción entre la brecha de la tasa oficial y la paralela.
• El Ejecutivo probablemente va a vender algunos dólares a una tasa bastante superior a la actual Simadi/Dicom pero muy por debajo de la paralela, reduciendo así los incentivos a la oferta privada en este mercado y generando presión de demanda.
• Un tema clave para el éxito de cualquier esquema cambiario es la operatividad y la reducción al mínimo de barreras (requisitos) a la entrada y/o participación. Los últimos intentos para estabilizar el mercado cambiario han estado llenos de trámites engorrosos y con una operatividad muy difusa que da pie a la falta de transparencia y fomenta el arbitraje y la corrupción.

De esta forma, el “nuevo Dicom” parece más un nuevo esquema de reparto de divisas, probablemente más expedito en las primeras de cambio, a empresas ligadas a sectores claves para el abastecimiento, a saber: alimentos, cuidado personal, insumos industriales y repuestos. Por otro lado, este nuevo esquema se enmarca en un reacomodo dentro de los actores claves de poder en el chavismo-madurismo para mantener el control sobre las divisas, en una etapa más compleja para el proceso bolivariano.

El esquema del “nuevo Dicom” está lejos de implementarse bajo subastas y mucho menos, con un tipo de cambio que fluctúe en función de los niveles de oferta y demanda. Por lo que las distorsiones en el mercado cambiario no van a desaparecer.

Y si bien, en los primeros días de arranque, el tipo de cambio no oficial puede ceder un poco, la tendencia estructural al alza se mantiene, pues el “nuevo Dicom” no representa una solución de forma al desequilibrio cambiario en Venezuela. Es, como ya nos tiene acostumbrado el chavismo, más una solución de forma, con cambios de actores y nombres. Nada nuevo bajo el sol.

http://elestimulo.com/elinteres/nuevo-dicom-mas-de-lo-mismo/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s